UOM AVELLANEDA



Sindical - Novedades

 Paginas: 1

T铆tulo VII: Trabajo de mujeres

Publicado: 11/08/2014

Cap铆tulo II
De la protecci贸n de la maternidad


Prohibición de trabajar-Conservación del empleo
Art. 177 (texto según Ley Nº 21.824)
Queda prohibido el trabajo del personal femenino durante los cuarenta y cinco (45) días anteriores al parto y hasta cuarenta y cinco (45) días después del mismo. Sin embargo, la interesada podrá optar por que se le reduzca la licencia anterior al parto, que en tal caso no podrá ser inferior a treinta (30) días; el resto del período total de licencia se acumulará al período de descanso posterior al parto. En caso de nacimiento pre-término se acumulará al descanso posterior todo el lapso de licencia que no se hubiese gozado antes del parto, de modo de completar los noventa (90) días. La trabajadora deberá comunicar fehacientemente su embarazo al empleador, con presentación de certificado médico en el que conste la fecha presunta del parto, o requerir su comprobación por el empleador. La trabajadora conservará su empleo durante los períodos indicados, y gozará de las asignaciones que le confieren los sistemas de seguridad social, que garantizarán a la misma la percepción de una suma igual a la retribución que corresponda al período de licencia legal, todo de conformidad con las exigencias y demás requisitos que prevean las reglamentaciones respectivas.
Garantízase a toda mujer durante la gestación el derecho a la estabilidad en el empleo. El mismo tendrá carácter de derecho adquirido a partir del momento en que la trabajadora practique la notificación a que se refiere el párrafo anterior.
En caso de permanecer ausente de su trabajo durante un tiempo mayor a consecuencia de enfermedad que según certificación médica, deba su origen al embarazo o parto y la incapacite para reanudarlo vencidos aquellos plazos, será acreedora a los beneficios previstos en el Art. 208 de esta ley.

Despido por causa del embarazo-Presunción
Art.178.
Se presume, salvo prueba en contrario, que el despido de la mujer trabajadora obedece a razones de maternidad o embarazo cuando fuese dispuesto dentro del plazo de siete y medio (7½) meses anteriores o posteriores a la fecha del parto, siempre y cuando la mujer haya cumplido con su obligación de notificar y acreditar en forma el hecho del embarazo así como, en su caso, el del nacimiento. En tales condiciones, dará lugar al pago de una indemnización igual a la prevista en el Art. 182 de esta ley.


Descansos diarios por lactancia
Art. 179.
Toda trabajadora, madre de lactante, podrá disponer de dos (2) descansos de media hora para amamantar a su hijo en el transcurso de la jornada de trabajo, y por un período no superior a un (1) año posterior a la fecha del nacimiento, salvo que por razones médicas sea necesario que la madre amamante a su hijo por un lapso más prolongado.
En los establecimientos donde preste servicios el número mínimo de trabajadoras que determine la reglamentación, el empleador deberá habilitar salas maternales y guarderías para niños hasta la edad y en las condiciones que oportunamente se establezcan.


Cap铆tulo III

Publicado: 11/08/2014

De la prohibici贸n del despido por causa de matrimo


Nulidad
Art. 180.

Serán nulos y sin valor los actos o contratos de cualquier naturaleza que se celebren entre las partes, o las reglamentaciones internas que se dicten, que establezcan para su personal el despido por causa de matrimonio. 

Presunción
Art. 181.

Se considera que el despido responde a la causa mencionada cuando el mismo fuese dispuesto sin invocación de causa por el empleador, o no fuese probada, la que se invocare, y el despido se produjera dentro de los tres (3) meses anteriores o seis (6) meses posteriores al matrimonio y siempre que haya mediado notificación fehaciente del mismo a su empleador, no pudiendo esta notificación efectuarse con anterioridad o posterioridad a los plazos señalados. 

Indemnización especial
Art.182.

En caso de incumplimiento de esta prohibición, el empleador abonará una indemnización equivalente a un año de remuneraciones, que se acumulará a la establecida en el Art. 245. 
La Ley Nº 20.744 de Contrato de Trabajo fue promulgada el 20 de septiembre de 1974. Texto ordenado por Decreto Nº 390/76 con la modificaciones de las leyes número 25.345, 25.877, 26.088 y del Decreto Nº 815/2001.


Por nuestra seguridad y la de todos

Publicado: 11/08/2014

Como un aporte más a la educación de los trabajadores metalúrgicos en cuanto a sus deberes y derechos como tales, Doctrina metalúrgica trascribirá desde esta edición la Ley Nº 19.587 de Higiene y Seguridad en el Trabajo, sancionada el 24 de abril de 1972, y los decretos reglamentarios correspondientes en las ediciones siguientes.
Con ello, la Seccional Avellaneda de la Unión Obrera Metalúrgica de la República Argentina (UOMRA) se propone potenciar los conocimientos de los trabajadores metalúrgicos. Empero no por ello se va a desentender de su razón de ser como institución: la defensa gremial . 

Dice la Ley Nº 19.587: 
Art. 1. Las condiciones de higiene y seguridad en el trabajo se ajustarán, en todo el territorio de la República, a las normas de la presente ley y de las reglamentaciones que en su consecuencia se dicten. Sus disposiciones se aplicarán a todos los establecimientos y explotaciones, persigan o no fines de lucro, cualesquiera sean la naturaleza económica de las actividades, el medio donde ellas se ejecuten, el carácter de los centros y puestos de trabajo y la índole de las maquinarias, elementos, dispositivos o procedimientos que se utilicen o adopten. 
Art. 2. A los efectos de la presente ley los términos «establecimiento», «explotación», «centro de trabajo» o «puesto de trabajo» designan todo lugar destinado a la realización o donde se realicen tareas de cualquier índole o naturaleza con la presencia permanente, circunstancial, transitoria o eventual de personas físicas y a los depósitos y dependencias anexas de todo tipo en que las mismas deban permanecer o a los que asistan o concurran por el hecho o en ocasión del trabajo o con el consentimiento expreso o tácito del principal. El término empleador designa a la persona, física o jurídica, privada o pública, que utiliza la actividad de una o más personas en virtud de un contrato o relación de trabajo. 
Art. 3. Cuando la prestación de trabajo se ejecute por terceros, en establecimientos, centros o puestos de trabajo del dador principal o con maquinarias, elementos o dispositivos por él suministrados, éste será solidariamente responsable del cumplimiento de las disposiciones de esta ley. 
Art. 4.La higiene y seguridad en el trabajo comprenderá las normas técnicas y medidas sanitarias, precautorias, de tutela o de cualquier otra índole que tengan por objeto:

  • a) proteger la vida, preservar y mantener la integridad psicofísica de los trabajadores;



  • b) prevenir, reducir, eliminar o aislar los riesgos de los distintos centros o puestos de trabajo;



  • c) estimular y desarrollar una actitud positiva respecto de la prevención de los accidentes o enfermedades que puedan derivarse de la actividad laboral. 
    Art. 5.A los fines de la aplicación de esta ley considéranse como básicos los siguientes principios y métodos de ejecución:



  • a) creación de servicios de higiene y seguridad en el trabajo, y de medicina del trabajo de carácter preventivo y asistencial;



  • b) institucionalización gradual de un sistema de reglamentaciones, generales o particulares, atendido a condiciones ambientales o factores ecológicos y a la incidencia de las áreas o factores de riesgo;



  • c) sectorialización de los reglamentos en función de ramas de actividad, especialidades profesionales y dimensión de las empresas;



  • d) distinción a todos los efectos de esta ley entre actividades normales, personas, riesgosas o determinantes de vejez o agotamiento prematuros y/o las desarrolladas en lugares o ambientes insalubres;



  • e) normalización de los términos utilizados en higiene y seguridad, estableciéndose definiciones concretas y uniformes para la clasificación de los accidentes, lesiones y enfermedades del trabajo;



  • f) investigación de los factores determinantes de los accidentes y enfermedades del trabajo, especialmente de los físicos, fisiológicos y sicológicos;



  • g) realización y centralización de estadísticas normalizadas sobre accidentes y enfermedades del trabajo como antecedente para el estudio de las causas determinantes y los modos de prevención;



  • h) estudio y adopción de medidas para proteger la salud y la vida del trabajador en el ámbito de sus ocupaciones, especialmente en lo que atañe a los servicios prestados en tareas penosas, riesgosas o determinantes de vejez o agotamiento prematuros y/o las desarrolladas en lugares o ambientes insalubres;



  • i) aplicación de técnicas de corrección de los ambientes de trabajo en los casos en que los niveles de los elementos agresores, nocivos para la salud, sean permanentes durante la jornada de labor;



  • j) fijación de principios orientadores en materia de selección e ingreso de personal en función de los riesgos a que den lugar las respectivas tareas, operaciones y manualidades profesionales;



  • k) determinación de condiciones mínimas de higiene y seguridad para autorizar el funcionamiento de las empresas o establecimientos;



  • l) adopción y aplicación, por intermedio de la autoridad competente, de los medios científicos y técnicos adecuados y actualizados que hagan a los objetivos de esta ley;



  • m) participación en todos los programas de higiene y seguridad de las instituciones especializadas, públicas y privadas, y de las asociaciones profesionales de empleadores, y de trabajadores con personería gremial;



  • n) observancia de las recomendaciones internacionales en cuanto se adapten a las características propias del país y ratificación, en las condiciones previstas precedentemente, de los convenios internacionales en la materia;



  • ñ) difusión y publicidad de las recomendaciones y técnicas de prevención que resulten universalmente aconsejables o adecuadas;



  • o) realización de exámenes médicos preocupacionales y periódicos, de acuerdo a las normas que se establezcan en las respectivas reglamentaciones. 
    Art. 6. Las reglamentaciones de las condiciones de higiene de los ambientes de trabajo deberán considerar primordialmente:



  • a) características de diseño de plantas industriales, establecimientos, locales, centros y puestos de trabajo, maquinarias, equipos y procedimientos seguidos en el trabajo;



  • b) factores físicos: cubaje, ventilación, temperatura, carga térmica, presión, humedad, iluminación, ruidos, vibraciones y radiaciones ionizantes;



  • c) contaminación ambiental: agentes físicos y/o químicos y biológicos;



  • d) efluentes industriales. 
    Art. 7. Las reglamentaciones de las condiciones de seguridad en el trabajo deberán considerar primordialmente:



  • a) instalaciones, artefactos y accesorios; útiles y herramientas: ubicación y conservación;



  • b) protección de máquinas, instalaciones y artefactos;



  • c) instalaciones eléctricas;



  • d) equipos de protección individual de los trabajadores;



  • e) prevención de accidentes del trabajo y enfermedades del trabajo;



  • f) identificación y rotulado de sustancias nocivas y señalamiento de lugares peligrosos y singularmente peligrosos;



  • g) prevención y protección contra incendios y cualquier clase de siniestros. 
    Art. 8. Todo empleador debe adoptar y poner en práctica las medidas adecuadas de higiene y seguridad para proteger la vida y la integridad de los trabajadores, especialmente en lo relativo:



  • a) a la construcción, adaptación, instalación y equipamiento de los edificios y lugares de trabajo en condiciones ambientales y sanitarias adecuadas;



  • b) a la colocación y mantenimiento de resguardos y protectores de maquinarias y de todo género de instalaciones, con los dispositivos de higiene y seguridad que la mejor técnica aconseje;



  • c) al suministro y mantenimiento de los equipos de protección personal;



  • d) a las operaciones y procesos de trabajo. 
    Art. 9.Sin perjuicio de lo que determinen especialmente los reglamentos, son también obligaciones del empleador;



  • a) disponer el examen preocupacional y revisación periódica del personal, registrando sus resultados en el respectivo legajo de salud;



  • b) mantener en buen estado de conservación, utilización y funcionamiento, las maquinarias, instalaciones y útiles de trabajo;



  • c) instalar los equipos necesarios para la renovación del aire y eliminación de gases, vapores y demás impurezas producidas en el curso del trabajo;



  • d) mantener en buen estado de conservación, uso y funcionamiento las instalaciones eléctricas y servicios de aguas potables;



  • e) evitar la acumulación de desechos y residuos que constituyan un riesgo para la salud, efectuando la limpieza y desinfecciones periódicas pertinentes;



  • f) eliminar, aislar o reducir los ruidos y/o vibraciones perjudiciales para la salud de los trabajadores;



  • g) instalar los equipos necesarios para afrontar los riesgos en caso de incendio o cualquier otro siniestro;



  • h) depositar con el resguardo consiguiente y en condiciones de seguridad las sustancias peligrosas;



  • i) disponer de medios adecuados para la inmediata prestación de primeros auxilios;



  • j) colocar y mantener en lugares visibles avisos o carteles que indiquen medidas de higiene y seguridad o adviertan peligrosidad en las maquinarias e instalaciones;



  • k) promover la capacitación del personal en materia de higiene y seguridad en el trabajo, particularmente en lo relativo a la prevención de los riesgos específicos de las tareas asignadas;



  • l) denunciar accidentes y enfermedades del trabajo. 
    Art. 10. Sin perjuicio de lo que determinen especialmente los reglamentos, el trabajador estará obligados a:



  • a) cumplir con las normas de higiene y seguridad y con las recomendaciones que se le formulen referentes a las obligaciones de uso, conservación y cuidado del equipo de protección personal y de los propios de las maquinarias, operaciones y procesos de trabajo;



  • b) someterse a los exámenes médicos preventivos o periódicos y cumplir con las prescripciones e indicaciones que a tal efecto se le formulen;



  • c) cuidar los avisos y carteles que indiquen medidas de higiene y seguridad y observar sus prescripciones;



  • d) colaborar en la organización de programas de formación y educación en materia de higiene y seguridad y asistir a los cursos que se dictaren durante las horas de labor. 
    Art. 11. El Poder Ejecutivo Nacional dictará los reglamentos necesarios para la aplicación de esta ley y establecerá las condiciones y recaudos según los cuales la autoridad nacional de aplicación podrá adoptar las calificaciones que correspondan, con respecto a las actividades comprendidas en la presente, en relación con las normas que rigen la duración de la jornada de trabajo. Hasta tanto continuarán rigiendo las normas reglamentarias vigentes en la materia. 
    Art. 12. Las infracciones a las disposiciones de la presente ley y sus reglamentaciones serán sancionadas por la autoridad nacional o provincial que corresponda, según la Ley Nº 18.608, de conformidad con el régimen establecido por la Ley Nº 18.694. 
    Art. 13. Comuníquese, publíquese, dese a la Dirección Nacional del Registro Oficial y archívese. 

  • Por nuestra seguridad y la de todos

    Publicado: 11/08/2014

    Nota II


    Por nuestra seguridad pero también por la de todos 

    Conforme lo anunciáramos ya en las páginas de la edición anterior, correspondiente a febrero de 2008, Doctrina metalúrgica comienza, a partir de este número, a transcribir los artículos que comprenden el Decreto Nº 351/79, el cual reglamenta la Ley Nº 19.587 de Higiene y Seguridad en el Trabajo, creada el 21 de abril de 1972, durante el gobierno de facto del general Alejandro Agustín Lanusse, y sancionada tan solamente tres días después. 
    Título III
    Características Constructivas de los Establecimientos 
    Capítulo 5
    Proyecto, instalación, ampliación, acondicionamiento y modificación
    Art. 42. Todo establecimiento que se proyecte, instale, amplíe, acondicione o modifique sus instalaciones, tendrá un adecuado funcionalismo en la distribución y características de sus locales de trabajo y dependencias complementarias, previendo condiciones de higiene y seguridad en sus construcciones e instalaciones, en las formas, en los lugares de trabajo y en el ingreso, tránsito y egreso del personal, tanto para los momentos de desarrollo normal de tareas como para las situaciones de emergencia. Con igual criterio, deberán ser proyectadas las distribuciones, construcciones y montaje de los equipos industriales y las instalaciones de servicio. Los equipos, depósitos y procesos riesgosos deberán quedar aislados o adecuadamente protegidos.
    En aquellos municipios donde no existieran códigos en la materia o estos no fueran suficientes, se adoptará como base el de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires.
    (Por Art. 2 de la Disposición 2/83 de la Dirección Nacional de Higiene y Seguridad en el Trabajo B. O. 30/08/1983 se aclaró que el presente párrafo se refiere «solamente a las características constructivas de los establecimientos» tal como lo indica el presente título y capítulo). 

    Art. 43. La autoridad competente intervendrá en todas las circunstancias en que no se cumpla con las prescripciones indicadas y que den lugar a falta de higiene o situaciones de riesgo en los lugares de trabajo. 
    Art. 44. Cuando razones de Higiene y Seguridad lo requieran, todo establecimiento existente deberá introducir las reformas necesarias ajustadas a esta reglamentación. 
    Art. 45. Los establecimientos así como también todas las obras complementarlas y para equipos industriales, deberán construirse con materiales de adecuadas características para el uso o función a cumplir. Mantendrán invariables las mismas a través del tiempo previsto para su vida útil. Toda construcción o estructura portante de los establecimientos, obras complementarias y equipos industriales de los mismos, ajustarán las formas y cálculos de su estructura resistente a la mejor técnica, de modo tal que les asegure la máxima estabilidad y seguridad, quedando sujeta la misma a los coeficientes de resistencia requeridos por las normas correspondientes. 
    Art. 46. Todo establecimiento dispondrá de servicios sanitarios adecuados e independientes para cada sexo, en cantidad proporcionada al número de personas que trabaje en él. 
    Art. 47. Los locales sanitarios dispondrán de:

  • 1. Lavabos y duchas con agua caliente y fría.

  • 2. Retretes individuales que dispondrán de una puerta que asegure el cierre del vano en no menos de los 3/4 de su altura (2,10 metros).

  • 3. Mingitorios. 
    Art. 48. En todo predio donde se trabaje, existirá el siguiente servicio mínimo sanitario:

  • 1. Retrete construido en mampostería, techado, con solado impermeable, paramentos revestidos con material resistente, con superficie lisa e impermeable, dotado de un inodoro tipo a la turca.

  • 2. Un lavabo.

  • 3. Una ducha con desagüe, dotada de sistema de agua caliente y fría.
    La autoridad competente contemplará los casos de excepción en los trabajos transitorios. 
    Art. 49. En todo establecimiento, cada unidad funcional independiente tendrá los servicios sanitarios proporcionados al número de personas que trabajan en cada turno, según el siguiente detalle:

  • 1. Cuando el total de trabajadores no exceda de 5, habrá un inodoro, un lavabo y una ducha con agua caliente y fría.

  • 2. Cuando el total exceda de 5 y hasta 10, habrá por cada sexo: un inodoro, 1 lavabo y una ducha con agua caliente y fría.

  • 3. De 11 hasta 20 habrá:

  • a) Para hombres: 1 inodoro, 2 lavabos, 1 orinal y 2 duchas con agua caliente y fría.

  • b) Para mujeres: 1 inodoro, 2 lavabos y 2 duchas con agua caliente y fría.

  • 4. Se aumentará: 1 inodoro por cada 20 trabajadores o fracción de 20. Un lavabo y 1 orinal por cada 10 trabajadores o fracción de 10. Una ducha con agua caliente y fría por cada 20 trabajadores o fracción de 20. 
    Art. 50. Los establecimientos que ocupen más de 10 obreros de cada sexo, dispondrán de locales destinados a vestuarios. Estos deberán ubicarse en lo posible junto a los servicios sanitarios, en forma tal que constituyan con éstos un conjunto integrado funcionalmente.
    Aquellos que ocupen hasta 10 obreros de cada sexo, podrán reemplazar a los vestuarios por apartados para cada sexo, entendiéndose por tales a sectores separados por un tabique de material opaco de 2,50 m. de altura ubicado dentro de un ambiente cubierto. La autoridad competente contemplará los casos de excepción. 
    Art. 51. Todo vestuario debe hallarse equipado con armarios individuales para cada uno de los obreros del establecimiento. En aquellos lugares donde se realizan procesos o se manipulen sustancias tóxicas, irritantes o agresivas en cualquiera de sus formas, los armarios individuales serán dobles, uno destinado a la ropa de calle y el otro a la de trabajo. El diseño y materiales de construcción de los armarios deberán permitir la conservación de su higiene y su fácil limpieza. No se admitirán armarios construidos con materiales combustibles ni de estructura porosa. 
    Art. 52. Cuando la empresa destine un local para comedor, deberá ubicarse lo más aisladamente posible del resto del establecimiento, preferiblemente en edificio independiente. Los pisos, paredes y techos, serán lisos y susceptibles de fácil limpieza, tendrán iluminación, ventilación y temperatura adecuada. 
    Art. 53. Los establecimientos que posean local destinado a cocina, deberán tenerlo en condiciones higiénicas y en buen estado de conservación, efectuando captación de vapores y humos, mediante campanas con aspiración forzada, si fuera necesario. Cuando se instalen artefactos para que los trabajadores puedan calentar sus comidas, los mismos deberán estar ubicados en lugares que reúnan condiciones adecuadas de higiene y seguridad. 
    Art. 54. Los locales destinados a los Servicios de Medicina del Trabajo, deberán ubicarse en las cercanías de las áreas de trabajo, estar suficientemente aislados de ruidos y vibraciones para facilitar la actividad médica y se proyectarán en forma tal que queden agrupados formando una unidad funcional, en planta baja. Si estuvieran ubicados en plantas altas, dispondrán de un ascensor con capacidad para camillas y escaleras adecuadas para el desplazamiento de las mismas. Contarán con una superficie cubierta mínima de 50 metros cuadrados y tendrán locales para sala de espera, oficinas, dos consultorios, uno de los cuales puede ser destinado a enfermería y servicios sanitarios, separados para el personal del servicio y para los concurrentes, teniendo en cuenta para estos últimos uno para cada sexo. Los consultorios podrán tener lavabos con agua caliente y fría y los servicios sanitarios estarán provistos de un lavabo, un inodoro y una ducha con agua fría y caliente. 
    Art. 55. Los locales destinados a los Servicios de Higiene y Seguridad en el Trabajo, deberán ubicarse en las cercanías de las áreas de trabajo y se proyectarán en forma tal que queden agrupados formando una unidad funcional, debiendo contar como mínimo con una superficie de 30 metros cuadrados. Contarán con locales para oficina, archivo, depósito para instrumental y servicios sanitarios provistos de un lavabo, un inodoro y una ducha con agua fría y caliente. 
    Art. 56. En los establecimientos temporarios, al aire libre y cuando los trabajadores se vean imposibilitados de regresar cada día a su residencia habitual, se instalarán dormitorios, comedores y servicios sanitarios, suministrándoseles en todos los casos agua para uso humano. 

  • T铆tulo II

    Publicado: 11/08/2014

    Condiciones Generales


    Capítulo 9º-Ordenamiento de las relaciones laborales


    Art. 43. Documento situación laboral: Los empleadores entregarán a todo su personal una tarjeta, cuyo duplicado firmará el empleado u obrero (firma de notificación), la que llevará consignados los siguientes datos:


  • a) nombre y apellido;



  • b) fecha de ingreso;



  • c) categoría actual; d) fecha de asignación de categoría;



  • e) sueldo o jornal. 
    Esta tarjeta se renovará cada vez que el empleado u obrero sea promovido en su categoría, debiendo hacerlo en este caso los empleadores dentro de los 30 (treinta) días subsiguientes a la promoción. 

    Art. 44.
    Comunicaciones al personal: Las comunicaciones dirigidas al personal, ya sean de carácter gremial o particular, se efectuarán siempre en idioma castellano. 

    Art. 45. Cambio de domicilio del trabajador: Todo cambio de domicilio o teléfono deberá ser denunciado por el trabajador al empleador dentro de las 48 (cuarenta y ocho) horas de producido. De esa denuncia se dejará constancia escrita, de la que el empleador entregará una copia al trabajador. Mientras no se haya registrado el cambio en la forma antedicha, se considerarán válidas las comunicaciones dirigidas al último domicilio denunciado por el trabajador. El personal que se encuentre domiciliado fuera del radio de distribución de correos y telecomunicaciones convendrá con el empleador la forma de recibir las comunicaciones postales o telegráficas, en caso de no poder constituir un domicilio dentro de aquel radio. 

    Art. 46. Cambio de estado civil: Por constancia escrita y dentro de los 5 (cinco) días de producido, el trabajador deberá comunicar al empleador cualquier cambio que tuviera en su estado civil, como así igualmente indicará en las personas de su familia o de sus beneficiarios las modificaciones o variaciones ocurridas con respecto a su última declaración que importen una adquisición, modificación, transferencia y/o extinción de los beneficios o asignaciones del presente convenio o emergentes de disposiciones legales. 

    Art. 47. Préstamos al personal: en caso de necesidad debidamente comprobada, los empleadores contemplarán la posibilidad de otorgar préstamos a sus trabajadores, directamente o por intermedio de instituciones bancarias autorizadas. 

    Art. 48. Reconvenciones al personal: ningún superior podrá reconvenir disciplinariamente en voz alta a sus subalternos, ni hacerlo delante de una tercera persona de igual o inferior jerarquía, o extraña al establecimiento. 

    Art. 49. Renuncia de beneficios: Ningún trabajador podrá renunciar a los beneficios que le acuerda el presente convenio, quedando nulos todos los pactos que con ese objeto se hubieren celebrado o se celebren en el futuro. 

    Art. 50. Certificado de trabajo y de aportes previsionales: a todo trabajador que cese en su relación de dependencia, el empleador deberá extenderle el pertinente certificado de trabajo, con la constancia de la categoría que tenía asignada a la fecha de su baja, y la certificación de aportes previsionales. 

    Art. 51. Documentación habilitante para trabajadores menores de edad: Los menores de edad que ingresen a trabajar bajo relación de dependencia, deberán presentar la documentación que exijan las disposiciones legales vigentes en la jurisdicción del establecimiento. Los empleadores deberán cumplir con las obligaciones pertinentes a su cargo. 

    La Convención Colectiva de Trabajo Nº 260 data de 1975 y fue suscripta por Unión Obrera Metalúrgica de la República Argentina con las federaciones de la industria metalúrgica. Rige a los trabajadores de la industria metalúrgica. 

  • Cap铆tulo IV

    Publicado: 11/08/2014

    Del estado de excedencia


    Distintas situaciones-Opción a favor de la mujer
    Art. 183. La mujer trabajadora que vigente la relación laboral, tuviera un hijo y continuara residiendo en el país podrá optar entre las siguientes situaciones:
    a) continuar su trabajo en la empresa, en las mismas condiciones en que lo venía haciendo;

    b) rescindir su contrato de trabajo, percibiendo la compensación por tiempo de servicio que se le asigna por este inciso, o los mayores beneficios que surjan de los estatutos profesionales o convenciones colectivas de trabajo. En tal caso, la compensación será equivalente al 25 por ciento de la remuneración de la trabajadora calculada en base al promedio fijado en el Art. 245 por cada año de servicio, la que no podrá exceder de un salario mínimo vital por año de servicio o fracción mayor de tres (3) meses;


    c) quedar en situación de excedencia por un período no inferior a tres (3) meses ni superior a seis (6) meses.


     


    Se considera situación de excedencia la que asuma voluntariamente la mujer trabajadora que le permite reintegrarse a las tareas que desempeñaba en la empresa a la época del alumbramiento, dentro de los plazos fijados.


    La mujer trabajadora que hallándose en situación de excedencia formalizara nuevo contrato de trabajo con otro empleador quedará privada de pleno derecho de la facultad de reintegrarse.


    Lo normado en los incisos b) y c) del presente artículo es de aplicación para la madre en el supuesto justificado de cuidado de hijo enfermo menor de edad a su cargo, con los alcances y limitaciones que establezca la reglamentación.


    Reingreso
    Art. 184. El reingreso de la mujer trabajadora en situación de excedencia deberá producirse al término del período por el que optara.


    El empleador podrá disponerlo:


    a) en cargo, de la misma categoría que tenía al momento del alumbramiento o de la enfermedad del hijo;


     


    b) en cargo o empleo superior o inferior al indicado de común acuerdo con la mujer trabajadora.



    Si no fuese admitida, será indemnizada como si se tratara de despido injustificado, salvo que el empleador demostrara la imposibilidad de reincorporarla, en cuyo caso la indemnización se limitará a la prevista en el Art. 183, inciso b), párrafo final.


    Los plazos de excedencia no se computarán como tiempo de servicio.


    Requisito de antigüedad
    Art. 185. Para gozar de los derechos del Art. 183, apartados b) y c), de esta ley, la trabajadora deberá tener un (1) año de antigüedad como mínimo en la empresa.


    Opción tácita
    Art. 186. Si la mujer no se reincorporara a su empleo luego de vencidos los plazos de licencia previstos por el Art. 177, y no comunicara a su empleador dentro de las 48 horas anteriores a la finalización de los mismos que se acoge a los plazos de excedencia, se entenderá que opta por la percepción de la compensación establecida en el Art. 183, inciso b), párrafo final.


    El derecho que se reconoce a la mujer trabajadora en mérito a lo antes dispuesto no enerva los derechos que le corresponden a la misma por aplicación de otras normas.


    La Ley Nº 20.744 de Contrato de Trabajo fue promulgada el 20 de septiembre de 1974. Texto ordenado por Decreto Nº 390/76 con la modificaciones de las leyes número 25.345, 25.877, 26.088 y del Decreto Nº 815/2001.




    Superintendencia de Servicios de Salud
    Obra Social de Uni贸n Obrera Metal煤rgica
    Ministerio de Trabajo de Buenos Aires
    Contacto

    ITALIA 205 - AVELLANEDA, BS. AIRES ARGENTINA
    C.P.:B1870COE
    Rep煤blica Argentina
    TEL: (54) (011)4222-5245/3941
    Instituto Tecnol贸gico Beltran
    Superintendencia de Riesgos del Trabajo
    UOMRA Secretariado Nacional